Notícies > Horizontes y retos del audiovisual catalán

Horizontes y retos del audiovisual catalán

12 agosto 2020
noves maneres de fer TV

Nuevos canales y códigos para el catalán en los operadores públicos.

El pasado 15 de febrero hizo 30 años (¡30!) desde que TV3 estrenó “Bola de Drac”. Para muchos, toda una invitación a normalizar el catalán hasta el punto de que a buena parte de la audiencia que había crecido con la serie le sonaba a marciano la versión castellana del kame hame ha, la “onda vital”. Una audiencia que amplió sustantivamente el abanico de insultos en su lengua materna gracias a Vegeta. A esta propuesta le seguirían apuestas más arriesgadas como Evangelion o Utena y todo un programa dirigido al segmento de edad de entre 16 y 25 años: el ahora desaparecido 3XL. Parte de la afición en Catalunya al cómic y a la animación japonesas de la que hablábamos con Judit Terradellas y Sergio Pérez de la editorial Mai Més se explica por iniciativas como esta. Recientemente, el youtuber del barcelonés distrito de Nou Barris Marc Lesan se dio a conocer en la esfera de creadores de contenido en Youtube en catalán por un vídeo en el que reivindicaba el retorno de una fórmula parecida al 3XL pero adecuada a los hábitos de consumo actual de la juventud.

El informe “Català, youtubers i instagramers. Un punt de partida per promoure l’ús de la llengua”, elaborado por los lingüistas Marina Massaguer, Avel·lí Flors-Mas y Francesc Xavier Vila, recuerda que más del 81% dels joves que ahora tienen entre 16 y 24 años prefieren consumir contenidos en redes antes que en otros soportes como la televisión. Para los autores del informe cabe potenciar figuras como Antonio Iau o canales como el de Mixa y La Prestatgeria de Marta junto a iniciativas como la de Valentubers y Canal Malaia. Lo que incluiría también propuestas con las que promover comunidades de seguidores para financiar este contenido como Aixeta. Y en todo esto ¿Dónde quedan los operadores públicos catalanes? La tendencia en todos lados es la de envejecimiento de las audiencias de la televisión convencional, incluídas las de la BBC, a la que cada vez le es más difícil competir con plataformas como Netflix o las redes sociales por la captación de públicos más jóvenes.

En una conversación el pasado febrero con el director y el jefe de contenido de Catalunya Ràdio, Saül Gordillo y Santi Faro, hablábamos de la apuesta por formatos “radiovisuales” o por el podcast: estrategias para llevar las audiencias de las redes a la radio. Esta vez la respuesta al papel de los operadores públicos nos la da Geni de Vilar, adjunta a la dirección de medios digitales de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA).

De Vilar asegura que desde la CCMA son conscientes de los cambios de hábitos de consumo de los más jóvenes, cosa que les lleva a innovar en dos direcciones: por un lado, en lo relativo al modelo de distribución, hacia devenir una marca que difunde contenidos en un ecosistema mucho más complejo que incluye Youtube, redes, web, Smart TV… Un ecosistema vivo y cambiante. “La innovación también está en entender cómo hemos de cambiar televisiones y radios y llegar a la gente a través de todos estos entornos, y esto implica un cambio en el formato, un cambio en el tono y un cambio en la narrativa”, argumenta de Vilar. Actualmente la CCMA prueba fórmulas y tonos mucho más nativos digitales, más próximos al tono de creadores como los mencionados, directos en redes, preguntas y respuestas que la gente hace en una entrevista en directo para aprovechar la interacción que permite el canal digital. Dos estrategias que se pueden condensar también en tres grandes retos:

Uno narrativo y de storytelling: superar el paradigma de los contenidos pensados para un slot de parrilla. Pensar en contenidos que se difunden a lo largo del tiempo de una forma flexible y que llegan al móvil, a la Smart TV o a un podcast. Esto cambia la manera en la que se explican las historias: hay que aprender de los creadores digitales.

Un reto tecnológico. En el entorno digital, la CCMA compite con grandes monstruos globales que proporcionan unas experiencias de uso muy gratificantes. Unas plataformas que funcionan muy bien, con mucha calidad… Las televisiones y las radios no tienen la inversión tecnológica ni la experiencia de usuario que ofrecen estas compañías. “Pero es importante que entendamos que un medio de comunicación también es una empresa tecnológica”, sostiene de Vilar. “Por eso es importante invertir en tecnología y experiencia de usuario”. Por mucho que se ofrezcan contenidos interesantes, si la experiencia no es la que buscan los usuarios, falla, con poca cobertura no se puede ver… Si se maltrata la experiencia de uso, cuando hayan entrado dos, tres o cuatro veces dejarán de consumir lo que ofrece el operador público, por más que este contenido que haga quizá les podría interesar.

Aprender a trabajar poniendo de verdad a la audiencia en el centro de la toma de decisiones. Todos los medios dicen que lo hacen, pero ni se hace bien ni es verdad. Las estrategias normalmente se basan en el instinto de los creadores, pero solo con su instinto o el de los programadores o con los cuatro datos que puedan proporcionar los audímetros que se recogen unas tres o cuatro veces al año no es suficiente. Hoy en día se disponen de muchas más herramientas para poder trabajar con la audiencia, es posible hacer pruebas con ellos, analizando sus datos.

De una buena resolución de estos tres grandes retos dependen una audiencia joven tan comprometida como la que se engancho a Bola de Drac ahora hace ya tres décadas.