Hablan los gobiernos: ¿cuales han sido y cuales son los retos en la gestión de datos en tiempos de Covid-19?

19 mayo 2020

Preguntamos a las administraciones valenciana, balear y catalana por los retos con los que han chocado en la gestión de datos personales en tiempos de pandemia. Esto es lo que nos han contestado.

El pasado jueves 14, con la mirada puesta en el 17 de mayo, día de la sociedad de la información, la Fundació .cat organizó un debate sobre los retos de administraciones, empresas y activistas en lo relativo a la gestión de datos personales en tiempos de pandemia. Contamos con un panel de lujo: la directora de Xnet Simona Levi, Nuria Oliver, jefe científica de datos de DataPop Alliance; y el ex director general del area digital y de tecnología del gobierno Balear, Benjamí Villoslada. A grandes rasgos, los tres debatieron sobre los dilemas que subyacen al uso de datos por parte de las soluciones tecnológicas que han surgido para hacer frente al colapso del sistema sanitario, desde aplicaciones con las que geolicalizarte hasta herramientas para el autodiagnóstico. Se consideraron los límites y oportunidades del reglamento europeo que prevalece en este caso y se compararon iniciativas de otros países y sus respectivos marcos legales. También hubo espacio para discutir sobre propuestas que se han debatido en los últimos meses. Podéis recuperar la conversación entera aquí:


Con el fin de implicar los gobiernos de tres de los territorios de habla catalana en esta discusión les remitimos unas preguntas. Esto es lo que nos contestaron.

Ana Berenguer, Directora general de Análisis y Políticas Públicas de la Generalitat valenciana y responsable de la Estrategia en Inteligencia Artificial.

Una de las principales líneas de trabajo de la Generalitat valenciana —previa a la irrupción de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus— es la apuesta decidida por el análisis de datos y el impulso de la Inteligencia Artificial (IA), en paralelo a las estrategias de renovación tecnológica y digitalización. La estrategia de IA de la Comunidad Valenciana, presentada el año pasado, contempla como objetivo principal aprovechar y promover el conocimiento relacionado con el big data para ponerlo al servicio de la mejora de las condiciones de la vida de la ciudadanía.

Y eso es precisamente lo que se ha hecho aplicado en el escenario actual consecuencia del Covid-19. La irrupción de la enfermedad es una (desgraciada) oportunidad para integrar la IA y la gestión de datos como una herramienta más en la ayuda en la toma de decisiones relacionadas con la protección de la salud. La Generalitat, a través de su comisionada para la Estrategia Valenciana para la Inteligencia Artificial, Nuria Oliver, ha puesto en marcha iniciativas como el análisis de movilidad a partir de telefonía móvil Data Science For COVID-19 o la encuesta Covid19Impact que analiza, entre otros aspectos, el comportamiento de la ciudadanía en relación a la enfermedad.

Toda la información obtenida en estos trabajos se ha ido incorporado en el cuadro de comando de la pandemia —junto con los datos clínicos, asistenciales, epidemiológicos, etc.— que está sirviendo de base para la gestión de la crisis por parte de la Generalitat.

Ramon Roca, Director General de Modernización y Administración Digital del Govern de les Illes Balears.

A lo largo de estas semanas de convivencia con el Covid-19 en la administración pública nos hemos tenido que enfrentar con diferentes retos en relación a los datos. El primero es el relativo a su soporte. El teletrabajo siempre ha sido una entelequia en la administración pública con la gran barrera de la necesidad de trabajar con papel. Incluso en el caso de disponer de tramitación electrónica siempre faltaba algún papel imprescindible para tenerlo en las manos. La necesidad de dar continuidad a la administración desde casa ha mostrado tres cosas. La primera es que la mayoría de barreras no eran técnicas sino culturales, la segunda es que una administración con cero papeles es posible y la tercera es que los dispositivos móviles utilizados no han de ser propiedad de la administración a la fuerza. Un balance entre seguridad y practicidad complicado pero necesario.

En lo relativo a la seguridad, estos días se ha tenido que estar muy pendiente de los ciberataques, ya que la administración (y las empresas) abieron nuevos sistemas poco explorados como el acceso remoto a aplicaciones o las herramientas de vídeoconferencia, algunas de las cuales se mostraron poco seguras.

Un aspecto importante a gestionar en esta difícil situación es equilibrar la necesidad de dar servicio de acceso a datos, trámites y procedimientos y la seguridad. Por un lado, se han tenido que abrir las puertas de par en par, ya que solamente estaban entreabiertas, y por el otro se ha dado validez a procedimientos que hasta ahora tenían un encaje complicado en nuestro ordenamiento, como por ejemplo los plenos telemáticos.

A nivel sanitario han aparecido varias iniciativas que han mostrado que los sistemas de información son un pilar importante en la lucha contra esta pandemia. Aplicativos de contact tracing como el DP-3T están ahora mismo encima de la mesa tanto a nivel europeo, estatal y autonómico como herramientas fundamentales y básicas. El modelo europeo aboga por conjugar eficencia con el anonimato, la seguridad y el no intrusismo en la privacidad. Este modelo, iniciado en Europa, es el modelo que están adoptando también los gigantes como Google y Apple para luchar contra esta pandemia. La tecnología permite cuadrar el círculo y facilitar un sistema seguro, eficiente y que respete la privacidad a cambio de pedir una importante colaboración ciudadana. Es, podríamos decir, un sistema adulto para adultos.

Otro reto importante con el que nos enfrentamos es el de la aplicación de la inteligencia artificial al diagnóstico o valoración de esta enfermedad haciendo uso de datos clínicos. En este aspecto queda mucho por recorrer y será necesaria la colaboración internacional para crear grandes proyectos que apliquen esta tecnología de forma exitosa. Inicialmente, el primer requerimiento, la primera gran necesidad será disponer de un big data de gran abasto que permita analizar estos datos. Un reto importante y necesario, en el que seguridad, privacidad y los datos toman protagonismo.

Departament de Políques Digitals (PDA) de la Generalitat catalana.

  • El Govern de la Generalitat, a través del Departament de Políques Digitals (PDA), viene trabajando un model de aprovechamiento extensivo de los datos para favorecer la mejor digitalizacion posible y unos servicios públicos eficientes y efectivos, pero alineado con los derechos fundamentales que implican las bases de la construcción europea. El llamado “tercer modelo”.
  • Estas políticas ya se han ido trabajando desde el PDA durante la legislatura anterior (carta de DiDeures, Model de govern de la Dada, Organització de protecció de dades, IdentiCAT, Ciberseguretat, etc.).
  • En estos momentos de pandemia es cuando con más intensidad se ha de aplicar esta filosofía de aprovechamiento de datos para luchar contra el Covid19 respetando al máximo los derechos de los ciudadanos.

 

Sobre CONFINAPP, la app del Departament: Confinapp se creó para dar un servicio a la ciudadanía durante el confinamiento y el posconfinamiento. En lo relativo a la protección de datos cabe destacar:
 

  • En la aplicación en si misma no se pide ningún dato de carácter personal, por lo tanto, no hay un tratamiento de datos personales (en la aplicación en si misma no, pero sí en la funcionalidad de certificados, para matizarlo y no afirmarlo de una forma tan rotunda).
  • De forma voluntaria se puede dar de alta un perfil de usuario que no recoge datos de carácter personal.
  • Se lleva a cabo una explotación estadística de datos obtenidos: tipología de perfiles, resultados de encuestas, resultados de los tests de velocidad y certificado autorresponsable de desplazamiento.
  • En lo relativo al certificado autorresponsable, sí se piden datos de carácter personal, los que se solicitan en el formulario. Estos datos:
    • Se guardan en la nube para facilitar que el usuario no tenga que llenarlo cada vez con sus datos, mejorando así la experiencia de usuario.
    • No hay otro tratamiento derivado de estos datos personales.
    • Los datos se tratan de forma anonimizada para su explotación estadística: certificados solicitados, motivo del desplazamiento, etc.
  • La aplicación no dispone de un servicio de localización.
  • Confinapp ha sido concebida bajo una serie de principios rectores: dar respuesta a un interés general, corresponsabilidad, transparencia, anonimización de datos para crear relación de confianza entre la Administración y la ciudadanía.